En una palabra: SUBLIME. Todos deberíamos, al menos una vez en la vida, asistir a uno de sus espectáculos y sorprendernos con como renace la ilusión y volver a sentirnos niños otra vez. Se nota enseguida cuando alguien desprende esa ilusión, contagiándola al público, haciendo lo que más le gusta… Una de esas personas es él… XEMI. Enhorabuena, continúa repartiendo siempre esa energía.