Fuimos a ver a Xemi a un pueblo en la montaña de Alicante en una fila donde se celebraba una comunión, y fue una pasada. Estuvo genial, participaron tanto niños como adultos. Muy entretenido y divertido, y se nos pasó la hora que dura el espectáculo como si hubieran sido 5 minutos. Hizo unos juegos buenísimos super bien amenizados por su simpatía. La verdad que muy bien.